Propósitos para cumplir en familia


¡Estrenamos año! Y como dicta la tradición, iniciamos el 2017 con propósitos o deseos que esperamos cumplir.

La mayoría de las veces, dichos propósitos se hacen de manera individual, porque implican el trabajo en hábitos o aspiraciones personales.

Sin embargo, lo anterior puede ser la razón por la que a veces los propósitos se quedan sólo en eso, en buenas intenciones que no llegamos a cumplir. Al enfrentar “en solitario” los retos y desafíos que implica lograr nuestras metas, podemos vernos en la circunstancia de no contar con el apoyo y los pensamientos positivos, que nos darían un buen impulso para seguir.

Por eso, podría ser una buena idea el hacer propósitos para cumplir en grupo, y qué mejor grupo que la familia; el primer ámbito en el que comenzamos a tener un sentido de la colaboración y el trabajo en equipo.

Fijarse objetivos para lograr juntos también fortalecerá sus vínculos, mejorar la comunicación y hacer más actividades de manera conjunta. De hecho, entre los propósitos que comúnmente nos hacemos a nivel personal está el de pasar más tiempo con la familia, así que bien podemos tomar esa intención como punto de partida, para conquistar otras metas.

Aquí algunas sugerencias de lo que pueden hacer como familia este año:

Viajar

Nada como unos días de vacaciones, lejos de las rutinas y los lugares que a veces nos conducen a dinámicas poco efectivas, para reencontrarnos como familia y descubrir nuevas formas de relacionarnos. No hace falta pensar en un viaje largo o que requiera un elevado presupuesto (claro que, si existen las posibilidades, qué mejor). Basta un poco de planeación, ahorro e investigación, para encontrar y aprovechar una buena oferta en los hoteles de Acapulco, Cancún, Los Cabos o el lugar que se les antoje y pasar unas inolvidables vacaciones familiares.

Hacer ejercicio

Si quieren fomentar el hábito del ejercicio en sus hijos, lo mejor es predicar con el ejemplo. Como en el caso anterior, tampoco hace falta gastar en membresías de gimnasios o deportivos. Pueden comenzar con algo tan sencillo como un paseo por el parque más cercano; si a todos les gusta y existe la posibilidad, está la opción, aún más divertida, de hacerlo en bicicleta o en patines. Correr es otra práctica que toda la familia puede adoptar (salvo que exista algún impedimento de salud) y para la que no hacen falta más que unos buenos tenis y ropa deportiva.

Desarrollar un proyecto especial en casa

Si tienen en mente un proyecto sencillo de mejora o remodelación del hogar –redecorar la habitación de los niños, por ejemplo–, ¿por qué no llevarlo a cabo en familia? Todo es cuestión de organizarse y distribuir tareas según las habilidades de cada miembro de la familia. Trabajar en un proyecto común, además de propiciar la unidad familiar, es una forma de que todos contribuyan al hogar, se sientan orgullosos de lo que crearon y estén más dispuestos a cuidarlo.

Adoptar y cuidar una mascota

Este es un propósito que puede entusiasmar a todos al principio, pero el cual hay que pensar muy bien antes de dar un paso. Por una parte, cuidar una mascota puede ser una buena forma de inculcar responsabilidades y obligaciones a los niños, además de que tendrán un inseparable compañero de juegos y ejercicios, y tomarán conciencia de que todas las especies con las que compartimos el planeta son tan importantes como la humana. Lo que se debe pensar muy bien es si se tendrá el tiempo, las posibilidades económicas y la disposición para brindar el cariño y los cuidados que un animal requiere.